Comentario de Texto Mito de la Caverna y Símil de la Línea de Platón

Aquí te dejo algunos textos para comentar de Platón sobre el símil de la línea y el mito de la caverna, mucho más en Amor por la Sabiduría.

Texto 1: PLATÓN. Menón, 81c – 82a

“SÓCRATES. – (…) Así, por lo tanto, el alma, siendo inmortal y renacida muchas veces. Y habiendo contemplado todas las cosas, las de aquí y las de Hades, no hay nada que no haya aprendido. Por lo tanto, no debería sorprendernos que pueda tener recuerdos sobre la virtud y las otras cosas que había conocido anteriormente. 

Porque cuando toda la naturaleza está relacionada y ha aprendido toda el alma, nada le impide a uno. Al recordar una cosa, lo que los hombres llaman aprendizaje, encontrar todas las demás, si es valiente y terco en su búsqueda. Porque buscar y aprender no son más que reminiscencias. Por lo tanto, uno no tiene que dar crédito a ese argumento sofisticado. Nos haría perezosos y es débil escuchar lo agradable, en cambio nos llena de energía y nos hace inquisitivos. Y debido a que confío en que es verdad, quiero descubrir contigo en qué consiste la virtud.

MENÓN – Sí, Sócrates. Pero, ¿cómo se dice que no aprendemos, pero lo que llamamos aprendizaje no es más que reminiscencia? ¿Podrías enseñarme esto?

SÓCRATES. – Te dije recientemente, Menón, que eres malicioso. Por ahora me preguntas si puedo enseñarte, que estoy diciendo que no hay enseñanza, sino una reminiscencia. Sin duda, para hacerme caer inmediatamente en contradicción conmigo mismo.

MENÓN- No, por Zeus, ¡Sócrates! No lo dije con esa intención, sino por costumbre; pero si tienes alguna forma de demostrar que es como dices, muéstralo «. (…)

Texto 2: Timeo

«(…) SÓCRATES: Me parece que estás preparando un completo y brillante banquete de palabras. Entonces es tu turno de hablar. Timeo, una vez, como siempre, los dioses son invocados de acuerdo con la ley.

TIMEO: Ciertamente, Sócrates, todos, no importa cuánto participen de la inteligencia, antes de cometer cualquier asunto grande o pequeño, siempre invoca a Dios. Más aún, que tenemos la intención de hacer un discurso sobre el todo, mientras que es ingenuo o ingenuo. Si no nos desviamos por completo, es necesario que invoquemos a los dioses y diosas, rogándoles principalmente que hablen en todo de manera inteligente, de acuerdo con ellos, y luego con nosotros mismos. Y con esto se hace la invocación de los dioses. En cuanto a nosotros, la invocación será para que me entiendas fácilmente y para que yo pueda crear conciencia sobre el tema que hemos establecido.

Por lo tanto, en mi opinión, esto es lo primero que debe distinguirse: que siempre es, pero no tiene nacimiento, y que siempre está naciendo, pero nunca es; uno es aprensivo del pensamiento por el razonamiento, ya que siempre es el mismo, mientras que esto es susceptible de opinión por medio de la sensación irracional, ya que nace y perece, pero en realidad nunca lo es. Además, todo lo que nace necesariamente es generado por alguna causa; porque es imposible que nada nazca sin causa. Por lo tanto, cuando el Demiurgo, mirando lo que es permanentemente igual, produce la idea y el poder de este modelo, todo lo que se hace es hermoso.

Pero si, por el contrario, parte de lo que se genera, utilizando un modelo tomado de la genealogía, nada será hermoso. En cuanto a todo el cielo, o el mundo, o cualquier nombre que prefiramos, debemos tener en cuenta, en primer lugar, que es necesario reflexionar sobre lo que debe considerarse una suposición previa como principio para todo. La elección entre estas dos cosas: ¿es que siempre existió, sin haber sido generada a partir de cualquier principio?

¿O nació, a partir de algún principio? Él nació, porque es visible, tangible y corporal, y todas estas cosas son perceptibles. Y las cosas perceptibles, aunque aprensibles por la opinión a través de la sensación, nacen y son engendrados, tal como se dijo. Ahora bien, de la que nace dijo que debe ser necesariamente engendrada a partir de algunos. (…) «.

Texto 3: PLATÓN. Timeo

“(…) El punto es que encontrar al productor y padre de esto no es fácil, ni, una vez encontrado, comunicarlo a todos. Consideremos ahora a partir de cuál de los dos modelos el arquitecto construyó todo. Si lo hizo de acuerdo con el modelo que es idéntico a sí mismo y uniforme, o si lo hizo de acuerdo con el modelo generado. Ahora, si este mundo es hermoso y el Demiurgo es bueno, es obvio que él ha puesto su mirada en el modelo eterno; de lo contrario, lo cual no es legal decir, miraría el modelo generado.

Y es absolutamente manifiesto para cualquiera que haya considerado el modelo eterno. Porque este mundo es lo mejor de cuántas cosas se produjeron, y el Demiurgo es la causa más excelente. Y dado que el mundo se ha formado de esta manera, es aprensible a través del habla y la inteligencia y se produce de acuerdo con el modelo que siempre es el mismo.

Ahora, para lo mejor de todo, comience con el principio natural. Por lo tanto, con respecto a la imagen y el modelo, debe notarse que los discursos tienen una analogía con la expresión. Un lado, los discursos que son permanentes y constantes, de la misma manera que los discursos son irrefutables e invencibles. Para los cuales no hay nada que decir, expresan lo permanente, estable y visible para el pensamiento. Por otro lado, los discursos que son una expresión de lo que se copia en relación con algo. Siendo imágenes, son plausibles en proporción a su objeto; porque lo que es la esencia con respecto a la generación, es la verdad con respecto a la creencia.

Por lo tanto, no admire a Sócrates si, en muchos aspectos y en muchas preguntas sobre los dioses y la generación en su conjunto, no podemos producir explicaciones totalmente concordantes y exactas. Pero, si al menos producimos explicaciones que, en cuanto a la plausibilidad, no son inferiores a ninguna otra, debemos contentarnos, recordando que yo, lo que hablo, y ustedes, los jueces, tenemos naturaleza humana, y que sobre estas cosas es apropiado aceptar un mito plausible y no buscar otra cosa.

SÓCRATES. – Muy bien, Timeo, tienes que aceptar completamente lo que aconsejas. Y dado que hemos aceptado, admirado, su preámbulo, concluya inmediatamente su discurso.

TIMEO. – Digamos simplemente la razón por la cual el productor produjo la generación y todo. Fue bueno, pero en el bien nunca surge ningún tipo de envidia por nada; exento de eso, quería hacer todas las cosas como él mismo. Los sabios lo admiten y, por lo tanto, cualquiera puede admitirlo directamente, que este es el principio fundamental de la generación y el mundo. Porque Dios quería que todas las cosas fueran buenas, y que nada, de ser posible, fuera inútil, encontrando que todo lo que era visible no estaba en un estado de quietud sino en un movimiento confuso y desordenado. (…) «.

Texto 4: PLATÓN. Mito de la Caverna

– Después de eso, comparamos nuestra naturaleza con respecto a su educación o su falta de educación con una experiencia como esta. Imagine a los hombres en una especie de vivienda subterránea que habita en una cueva, con una larga entrada abierta, en toda su extensión, a la luz e imagine que están allí desde niños con las piernas y el cuello encadenados de tal manera que deben permanecer allí y mirar solo hacia adelante. ya que las cadenas les impiden girar la cabeza. Más lejos, la luz de un fuego que arde más alto, detrás de ellos, y entre el fuego y los encadenados, un camino más alto; y en el camino imagina que se construyó un muro, como las cortinas que se levantan entre los titiriteros y el público, para mostrar las muñecas sobre ellos.

– Ya lo veo.

– Bueno, ya ves, a lo largo de esa pequeña pared, hombres que llevan todo tipo de objetos que sobresalen por encima de la pared, y figuras de hombres y otros animales, hechas de piedra, madera y otros materiales y, por supuesto, Entre estos transportistas, algunos hablan y otros guardan silencio.

– ¡Qué extraña comparación haces, y qué extraños prisioneros!

– Similar a nosotros. Bueno, antes que nada, ¿crees que esos hombres se han visto a sí mismos y a los demás, pero las sombras proyectadas por el fuego en la parte de la caverna frente a ellos?

– ¿Por qué, si toda su vida se vieron obligados a mantener la cabeza quieta?

-No es lo mismo con los objetos transportados?

– Sin duda

-Y si pudieran hablar entre ellos, ¿no crees que lo que ven es real?

-Forzado.

– ¿Y si la prisión tuviera un eco proveniente de la pared frente a ellos? ¿No crees que cada vez que uno de los transeúntes emitía un sonido, pensaba que lo que oyen proviene de la sombra que pasa frente a ellos?

– ¡Por Zeus!

-Por lo tanto, no hay duda de que tales hombres no podrían pensar de otra manera que las verdaderas sombras de los objetos fabricados.

-Necesariamente.

– Considere ahora, qué pasaría si fueran liberados de sus cadenas y sanados de su ignorancia, y, según su naturaleza, esto les sucedió a ellos: que uno de ellos fue liberado repentinamente y obligado a ponerse de pie, girar el cuello, caminar y mirar. hacia la luz, y que al hacerlo sufrió, y que la causa del destello de la luz no pudo percibir aquellas cosas de las que hasta ahora había visto sombras.

¿Qué crees que respondería si alguien le dijera que hasta entonces solo había visto pequeñas cosas. Y ahora, en cambio, más cerca de lo real y frente a objetos más reales, se ve más correctamente? Y, además, si le mostraran cada una de las cosas que suceden y se vea obligado a responder las preguntas sobre cada una. ¿No cree que estaría en problemas y consideraría que las cosas que vio antes son más verdaderas que las que vio? ahora se muestran?

-Mucho más.

-Y si se viera obligado a mirar con la misma luz, ¿no cree que le dolerían los ojos y que huiría para mirar lo que puede ver y creer que estos son más claros que los que se le muestran?

-Eso es correcto.

-Y si alguien lo tomara por la fuerza por la empinada y empinada subida y no lo soltara hasta que llegara la luz del día, no se enojaría y enojaría por ser arrastrado. Y después de salir a la luz, tendría los ojos cegados, sin poder ver ni uno solo de los objetos que ahora llamamos verdadero.

– Ciertamente, al menos de inmediato.

-Tendría que acostumbrarme, creo, para poder ver las cosas de arriba. Y primero vería las sombras más fácilmente y luego las imágenes de hombres y otros objetos reflejados en el agua, y finalmente las cosas mismas. Y después de eso, contemplaría más fácilmente por la noche las cosas del cielo y el mismo cielo. Dirigiendo su mirada hacia la luz de las estrellas y la luna, y durante el día al sol y lo que le pertenece.

– ¿Cómo no?

– Y finalmente, creo, sería el sol, no sus imágenes reflejadas en las aguas o en algún otro lugar, sino el sol en sí mismo y en su propio lugar, lo que él podría ver y contemplar.

-Necesariamente.

-Y entonces, ya podrías deducir, con respecto a él, que él es quien produce las estaciones y los años y gobierna todo en la región visible y es la causa de todo lo que han visto.

-Está claro que después de eso vendría a esto.

– ¿Y qué? ¿Qué pasaría si recordara la primera vivienda y la ciencia de allí y sus compañeros prisioneros, no cree que estaría contento con el cambio y sentiría lástima por ellos?

-Creo que sí.

-Y si hubiera entre ellos honores y gangas el uno para el otro y una recompensa para aquellos que discernían las sombras con mayor nitidez, y para aquellos que recordaban mejor lo que sucedía delante o detrás de ellos al mismo tiempo, y para aquellos a quienes podía profetizar el futuro, te parece que él desearía estas cosas y envidiaría a quienes recibieron esos honores y poderes, o que sería el mismo que Homero y preferiría «ser un granjero al servicio de otro hombre sin bienes» o sufrir cualquier otro destino antes de tener meras opiniones. y vive esa vida.

-Eso es lo que pienso, quién aceptaría soportar todo antes de vivir esa vida.

-Y ahora, mira esto: si volviera a bajar y se sentara en el mismo lugar, ¿no crees que sus ojos se llenarían de oscuridad después de que saliera el sol de repente?

-Sí, sí.

-Y si tuviera que discutir de nuevo con aquellos que siempre permanecerían encadenados, pensando en esas sombras, en el momento en que aún no se ve antes.

-Aclimatar los ojos a la situación, y ese tiempo no sería corto, ¿no daría una carcajada y no se diría de él que alzar arriba había llegado con los ojos entrecerrados y que por eso no era aconsejable siquiera intentar ese aumento? ¿Y quién trataría de matarlos y criarlos, si pudieran poner sus manos sobre él y matarlo?

– Sin duda

-«Bueno, mi querido Glaucón, debemos aplicar esa imagen a lo anterior; es necesario comparar la región que se manifiesta por la vista con la vivienda de la prisión y esa luz de fuego con el poder del sol; compara el ascenso del mundo de arriba y la contemplación de las cosas de esto con el ascenso del alma a la región de lo inteligible y no te equivocarás con respecto a lo que espero sea lo que deseas escuchar. Pero es la deidad quien sabe si esto es realmente cierto.

Me parece que en el mundo inteligible lo último que se percibe, y con dificultad, es la idea del bien, pero, una vez percibido, hay que darse cuenta de que es la causa de todos los justos y hermosos que hay en todo cosas, y que en el mundo visible ha generado la luz y el señor de la misma y que en el mundo inteligible ha generado la verdad y el conocimiento y que es aconsejable, entonces, verlo para que pueda proceder sabiamente en la vida privada y pública «.

Texto 5: PLATÓN. República, libro VI, 509c Símil de la Línea

“-Creo que hay mucho que decir, sin embargo, en la medida de lo posible por el momento, no lo omitiré voluntariamente.

-No, sin duda.

– Piense, entonces, como dijimos, que son dos entidades, una gobierna el mundo de lo inteligible y la otra, el sol, el mundo de lo visible. Pero no estoy hablando del cielo, así que no parece que esté jugando un juego de palabras ¿No tienes esas dos especies, la visible y la inteligible?

-Yo tengo.

-Tome ahora una línea dividida en dos secciones desiguales y vuelva a cortar estas dos partes, de acuerdo con la misma proporción, la de la especie que es visible y la cual es inteligible, y tendrá la claridad y la oscuridad en relación con ambas, en lo visible encontrará una. sección de imágenes. Le doy el nombre de imágenes, primero en las sombras, y luego en los reflejos en el agua y en todo, ya que es compacto, liso y brillante, y, si me entiendes, todo eso.

– Entiendo

-Coloque ahora la otra sección junto a la que ofrece imágenes, los animales que nos rodean, así como todas las plantas y también todo el género de lo que está hecho por el hombre.

-Lo coloco.

– ¿Estás realmente preparado para declarar que la línea se ha dividido en cuanto a su verdad y no a la verdad, de modo que lo que se puede opinar es lo que se conoce y la copia con respecto a lo que se copia?

-Por supuesto.

-Entonces considere ahora si dividir la sección de lo inteligible también.

-Y cómo?

– Así: por un lado, el alma, usando las cosas previamente imitadas como si fueran imágenes, se ve obligada a buscar a partir de hipótesis y no irá a un principio, sino a una conclusión. Y, por otro lado, avanza hasta el principio.

absoluta, a partir de hipótesis y sin imágenes, abriéndose paso con las ideas mismas y a través de ellas.

-No entendí lo que estabas diciendo.

– Entonces vamos a verlo de nuevo. Comprenderá fácilmente si le digo lo siguiente: Creo que sabe que aquellos que se ocupan de la geometría y el cálculo y similares, asumen lo impar y par, las figuras, tres tipos de ángulos y similares, de acuerdo con el método en cada caso Como si los conocieran, usan estas suposiciones y no consideran que deban explicarse a sí mismos ni a los demás, como si fueran obvias para cualquiera; y comenzando por ellos, pasan por el resto hasta que, en consecuencia, concluyen lo que estaban tratando de probar.

– Lo sé, sí.

– Bueno, también sabes que usan figuras visibles y hacen discursos sobre ellos, no pensando en ellos, sino en aquellos otros que se parecen a ellos, discutiendo sobre el cuadrado en sí y su diagonal, pero no sobre lo que dibujan, y otros cosas así Las mismas cosas que modelan y dibujan, de las cuales hay sombras e imágenes en el agua, sirven como imágenes, buscando esas cosas en sí mismas que no podrían verse de otra manera que con el pensamiento.

-Hablas sinceramente.

– Por esto llamé inteligible a la especie, pero el alma se ve obligada a usar hipótesis en su búsqueda, pero sin ir al principio, porque no puede ir más allá de las hipótesis. Utiliza imágenes de objetos que han sido imitados por los de abajo y que han sido apreciados y honrados por ser claros sobre ellos.

-Entiendo que te refieres a geometría y ciencias hermanas.

– Comprender, entonces, la otra parte de lo inteligible. Cuando digo que la razón misma lo alcanza con su poder dialéctico, haciendo hipótesis no como principios, sino como hipótesis reales, que son puntos de apoyo y punto de partida para llevarlo al principio de todo hasta lo absoluto Una vez que se haya alcanzado ese principio, dedicándose nuevamente a las cosas que dependen de él, descenderá a su conclusión, sin usar nada sensible, sino las ideas mismas, a través de ellas hacia sí mismas, terminando con ideas.

-Lo entiendo, pero no lo suficiente. Me parece que lo que dices es un negocio importante, porque realmente quieres determinar la claridad del ser y de lo inteligible, adquirido gracias al conocimiento dialéctico que gracias a lo que llamamos artes, para lo cual las hipótesis son principios. Quienes se involucran en ellos se ven obligados a contemplarlos a través del pensamiento discursivo, no de los sentidos. Pero debido a que no avanzan a un principio, al examinarlos, sino a partir de suposiciones, parecerá que no los conocen. Incluso si son inteligibles junto con un principio. Me parece que usted llama pensamiento discursivo al estado moral de los geómetras y similares. No a la inteligencia, como si el pensamiento discursivo estuviera entre la opinión y la inteligencia.

– Lo entendiste perfectamente. Se aplica a estas cuatro secciones cuatro afectos que surgen en el alma: inteligencia, la más alta; pensamiento discursivo, al segundo; a la tercera, la creencia, y la última, la conjetura; ordénelos según la proporción, pensando que cuanto más participan en la verdad, más participan en la claridad.

– Entiendo y acepto ordenarlos como dices.