Santo Tomás de Aquino

Aquí te explico el contexto histórico, la relación razón-fe, y las 5 formas tomistas de Tomás de Aquino, para más contenido filosófico Amor por la Sabiduría.

Las 5 vías tomistas de Tomás de Aquino

El ejemplo más claro de esas preguntas a las que se puede llegar en ambos sentidos se encuentra en la demostración de la existencia de Dios, que además de ser patentada por la fe, también se puede entender racionalmente. Es por eso que Tomas de Aquino formula las cinco formas tomistas, como un intento de probar la existencia necesaria de Dios desde el ámbito exclusivo de la razón. Todos tienen una estructura muy similar:

  • Parten de una afirmación de la naturaleza de un fenómeno, el efecto que tiene sobre la naturaleza (movimiento, perfección, propósito …).
  • Tratamos de establecer la causa de esa presencia en la naturaleza misma (principio de causalidad).
  • Si la causa fuera inmanente, tendría que haber otra causa, y esta otra, y esta otra, y así sucesivamente, podríamos alcanzar el infinito en la búsqueda de la primera causa, lo cual sería absurdo, ya que en el infinito no podríamos establecer una primera causa.
  • Si no hay una primera causa, ni la intermedia ni la última, lo cual no es cierto porque conocemos los efectos, y dados los efectos tienen que tener una causa.
  • Es obvio que debe haber una primera causa que no sea una causa inmanente, y esto necesariamente debe ser Dios.
  • Por lo tanto, Dios necesariamente existe y así lo demuestra su propia naturaleza.

Así, las cinco formas tomistas, algunas con influencias aristotélicas y otras con influencias platónicas, presentan los siguientes argumentos: la primera de las vías, la más genuinamente aristotélica, parte del hecho de que el movimiento llega a la existencia de Dios como un motor inmóvil; el segundo, también aristotélico, parte de que hay causas que culminan en la existencia de una causa no causada; el tercero, inspirado por el filósofo árabe Avicena, afirma que hay seres contingentes, es decir, que pueden existir y no existir, y llega a afirmar que hay un ser necesario, Dios, que no puede existir y necesariamente existe.

El cuarto, de ascendencia platónica, establece que hay seres más y menos perfectos. Por lo tanto, en la naturaleza, hay grados de perfección, y concluye afirmando que debe haber un ser extremadamente perfecto. El quinto, parte del orden que se manifiesta en el comportamiento natural de los seres del mundo. Para terminar afirmando la existencia de una inteligencia ordenadora que es quien establece el propósito o la teleología de los seres.

Resumidamente podemos decir que las 5 vías tomistas son:

  1. La simplicidad de la esencia divina
  2. La perfección de Dios
  3. La infinidad de Dios
  4. La inmutabilidad de Dios
  5. La unidad de Dios

Es decir, según Santo Tomás de Aquino podemos demostrar la existencia de Dios, definiéndolo como simple, perfecto, infinito, inmutable y único.

Rompe una concepción del mundo, del hombre y del conocimiento que había prevalecido desde el comienzo de la Iglesia.

Marco Histórico Conceptual de Santo Tomás

El contexto histórico y cultural en el que se desarrolló Tomás de Aquino es el del apogeo del escolasticismo, en la Baja Edad Media. La sociedad feudal experimenta una transformación que hará del siglo XIII el de mayor esplendor en cuanto al desarrollo social e intelectual.

El esplendor del siglo XIII fue producto de tres factores fundamentales:

  1. La gran expansión económica causada por el aumento del comercio con los países orientales. Esto conducirá al desmembramiento del feudalismo, junto con el nacimiento de las ciudades como centros de vida económica y cultural.
  2. Las luchas por el poder entre el Papado (Iglesia) y el Estado (Enrique IV de Alemania). Este último ganará y se llevará a cabo la llamada Reforma Gregoriana.
  3. El florecimiento de las universidades (educación secular, no religiosa), junto con un profundo conocimiento del aristotelismo, gracias al contacto cada vez más frecuente con Oriente.

BIOGRAFIA DE TOMÁS DE AQUINO

Santo Tomás de Aquino nació en 1224 en Italia. Es hijo del conde de Aquino. Se unió a la Orden Dominicana a los 20 años y luego se mudó a París para continuar sus estudios. Durante unos años estudió en Colonia, donde es discípulo de San Alberto Magno. Después de graduarse de París, su actividad docente e investigadora se extiende entre esta universidad y diferentes lugares de Italia, desarrollando una intensa actividad intelectual en constante controversia tanto con los averroístas como con los franciscanos agustinos. Murió en 1274, cuando se fue de Lyon para participar en un Consejo.

OBRAS

Si hasta el siglo XIII el pensamiento de Occidente se caracterizó por el predominio absoluto de la Filosofía platónica de la inspiración, con Tomás de Aquino alcanzó su máximo esplendor de pensamiento escolástico, es decir, lo que hizo «escuela» en torno a Aristóteles, comentó y actualizó (también corregido) por el filósofo Averroes y, sobre todo, por el propio Aquino; cuyas dos obras principales, la «Suma teológica» y la «Suma contra los gentiles», son textos de referencia no solo a sus contemporáneos sino también a la filosofía posterior.

Relación Razón – Fe según Tomás de Aquino

Para él, la razón y la fe son dos fuentes diferentes de conocimiento, al igual que la Filosofía y la Teología, pero no por sus conclusiones, que son únicas e iguales, ya que la verdad es única, la verdad cristiana reveló, sino por sus fuentes de información, por los instrumentos que utilizan y por sus contenidos u objeto de estudio.

La relación entre la fe y la razón para Santo Tomás de Aquino se define como una autonomía relativa entre estas dos formas de acceder a la verdad.

Por lo tanto, existen:

  1. Contenidos exclusivos de la fe: creencias que son aceptadas no porque sean obvias o racionalmente demostrables, sino porque son consideradas reveladas por Dios. Son artículos de fe o dogmas cristianos, como que Dios es uno y los tres.
  2. Contenidos exclusivos o verdades de la razón. Todas las realidades materiales o preguntas científicas conforman las verdades naturales que se enuncian y que se aceptan porque se consideran obvias o demostradas racionalmente.
  3. Contenidos o verdades que pertenecen a ambas áreas. Verdades que se ofrecen a la fe, pero también es posible alcanzarlas ejercitando la razón. Son los preámbulos de la fe y la pertenencia a esta área de intersección verdades como la inmortalidad del alma o la existencia de Dios.

Si surgió una contradicción entre fe y razón, es porque la razón está mal. Esto es humano y, por lo tanto, una facultad imperfecta y limitada. Sin embargo, la fe es una gracia otorgada por Dios y, como revela verdades, es infalible.

Sin embargo, ser autónomo no significa que no puedan cooperar, ambas formas de conocimiento pueden ser de ayuda mutua.

La razón puede cooperar con la fe:

  • Puede prestarle sus procedimientos de ordenación científica y las armas dialécticas necesarias para confrontar las afirmaciones de los filósofos que contradicen los artículos de fe.
  • Aclara los artículos de fe y los hace más patentes para aquellos que se resisten a creer.

Pero la fe también ayuda a razonar:

  • Lleva esto más allá de sus límites, permitiéndole acceder a problemas que de otro modo se limitarían a él por una razón limitada y limitada.
  • Se utiliza por criterio extrínseco para determinar cuándo la razón comete errores, lo cual, sin fe, que es incuestionable por ser la verdad divina, sería cierto.
  • Y también es allí donde aquellos que el camino de la razón encuentra inaccesible por falta de conocimiento, sin embargo, pueden alcanzar el mismo conocimiento por el camino de la fe.